ConscienciaPropósitoSer

Accede a tu propia sabiduría

Acude a tu propia sabiduría, dentro de tí están las claves, la información y las herramientas para que crees las mejores posibilidades en tu camino.

Hay una frase de Rumi que me encanta y dice: ‘No eres una gota del océano, eres el oceáno entero en una gota’. Y quiero invitarte a que visualices esta frase, que te imagines una gota del océano que contiene en sí misma toda la información del oceáno entero y luego imagines que esa gota eres tú, y que no es solo el océano el que está contenido en tí, sino toda la conciencia del universo.

Date unos minutos para esta visualización, percíbete a ti mism@ como una parte del gran todo que es la vida,sintiendo que en lo que eres a la vez está todo contenido.

En ti están todos los atributos de la conciencia divina siempre activos y disponibles. Te invito en este momento mientras lees, a que percibas que imágenes o sensaciones surgen en tí cuando te hablo de conciencia divina.

Ya sea que te imagines abundancia, conciencia, luz, fluidez, creatividad, expansión, poder, fuerza, confianza, energía ilimitada, o lo que sea que llegue a tí, es importante que sepas que todo eso no es algo externo, eso habita en ti también.

Y si todo eso habita en ti, ¿por qué a veces sientes que no puedes vivir bajo esos atributos?, porque tienes unos condicionamientos, un sistema de creencias y unas verdades sobre la vida inconscientes a través de los que no solo has vivido tú sino cientos de generaciones antes de ti.

El camino de conexión con tu propia sabiduría tiene que ver con depurar  las capas de información que cargas y que no corresponden con tu verdadera esencia. Tu sabiduría está siempre disponible, y aquí te voy a dar algunas claves esenciales para acceder a ella.

Cómo acceder a tu sabiduría.

  1. Revisa constantemente tus creencias sobre la vida y los diferentes aspectos en ella: ¿Qué creo sobre la vida?, ¿qué creo sobre el trabajo?, ¿qué creo sobre el dinero?, ¿qué creo sobre el amor?, etc.
  2. Anota tus creencias, reconociendo que las creencias son solo creencias, solo un esquema de pensamiento, no quiere decir que sean la verdad. Pregúntate: ¿Qué sensación me da cuando traigo a mi la idea de que esto es solo una creencia, una forma de ver la realidad, pero no necesariamente la única verdad?
  3. Date unos minutos al día de silencio, de estar contigo, define ese tiempo y dátelo. En este tiempo para comenzar toma respiraciones profundas y relaja el cuerpo, imagina que entras en conexión con tu maestro interior,  con tu sabiduría interna y percibe cómo es esa energía. Imagina un personaje que manifiesta esa sabiduría. ¿Cómo es ese personaje?. Escríbelo en detalle: si eres tú en otra versión, si lo ves distinto, cómo visualizas su energía, su actitud, cómo se viste, etc.
  4. Teniendo claro ese personaje de tu sabiduría, practica en tus siguientes días de silencio y conexión contigo el encontrarte a través de tu visualización con el o con ella. Juega. Hazle preguntas. Entra en esa frecuencia.
  5. Desconéctate del ruido y la gran cantidad de información que tienes siempre disponible: Elige con conciencia que cosas escuchar en el día, la cantidad de tiempo que gastas en las redes sociales y la calidad de la información con la que entras en contacto. La sobreinformación impide que te escuches. Así que libera este espacio.
  6. Reconoce tu propio camino. Tómate un día para recordar tu vida y recopilar todos los aprendizajes que has tenido en el camino y sobretodo, los aprendizajes que ese personaje de tu sabiduría puede reconocer.
  7. Utiliza la sabiduría de tu cuerpo y reconoce las sensaciones que te transmite ante las preguntas que te haces y las situaciones que experimentas. Las sensaciones básicas de expansión y contracción, ya son una respuesta que te indica un sí o u no, algo que te expande y te hace bien o algo que por lo contrario no necesitas.
  8. Practica soltar la mente, dejar las definiciones, las etiquetas, soltar el esfuerzo por saber o controlar todo y ábrete a escuchar tu propia voz. Por ejemplo, puedes practicar la escritura automática: toma una hoja de papel, respira profundo, entra en conexión contigo, con ese personaje de sabiduría, escribe tu una pregunta y comienza a escribir todo lo que surge sin pensar.
  9. Pregúntate constantemente: ¿Qué necesito de mí?, recordando que nadie más que tu puede saberlo, y de la misma manera, nadie más que tú puede saber mejor las acciones que necesitas tomar para crear tu propio camino.
  10. Es válido pedir ayuda, guía y consejos. Muchas veces es necesario. A veces estos mensajes externos nos ayudan a vernos mejor, es muy valioso cuando de afuera surgen preguntas que nos ayudan a reconocernos. Pero recuerda que necesitas sentirte y reconocerte, pues nadie más que tú puede saber lo que tú necesitas.

Conecta con tu Sabiduría, en tí están todas las respuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *