Propósito

¿Cómo transformar la frustración en fuerza de manifestación?

Transformar la frustración

No obtener lo que quieres es a veces la mejor herramienta para aprender a manifestar: ¡Es tiempo de transformar la frustración en fuerza de manifestación!

 
Me encanta trabajar en la manifestación, se ha vuelto un trabajo constante y cada día hago más conciencia de que realmente somos creadores de nuestra realidad. Hay muchos métodos, técnicas, herramientas, rituales y formas de trabajar a nivel profundo y consciente en nuestras emociones y mente para reconocer nuestro poder de manifestación, y hacerlo realidad; he probado muchos de ellos y quisiera compartírtelos más adelante en otro blog.

Pero nos pasa algo con el poder de manifestación, y es que cuando creemos que algo sale mal nos preguntamos: ¿por qué no manifiesto lo que deseo?, ¿por qué, aunque se supone que hago todo bien no logro eso que quiero?, nos frustramos al no ver nuestros sueños cumplirse.
 
Entonces, ¿cómo transformar esa frustración de no obtener lo que queremos en fuerza de manifestación?
 
Reconociendo primero que la frustración es una reacción emocional y no es negativa, sino que, por el contrario, puede ser un aviso para que tomemos otro camino, replanteemos nuestros planes, reevaluemos nuestra energía y nos conectemos con todo nuestro potencial.
 
La frustración como otras emociones, es un aviso, un llamado profundo. No quiere decir que tu sueño no sea válido, simplemente que tal vez no está alineado con tu esencia.

¿Tus emociones están realmente alineadas con eso que quieres?

Para resolver esta pregunta contéstate: ¿Cómo me quiero sentir cuando logre eso que quiero?.
 
Revisa si esa emoción que quieres sentir si está presente en tu vida. Si no lo está, entonces la realidad simplemente está reaccionando a tu emoción. El universo no escucha lo que dices, sino lo que quieres decir, y esa energía está en tu emoción.
 
¿Eso que quieres está alineado con la vibración de tu alma?

Suelta las tensiones, el juicio. Toma una respiración profunda, visualiza que cada vez que respiras inhalas la vibración de tu alma, de tu esencia, déjate inundar por esta sensación, poco a poco, sin afán, solo pon la intención de hacerlo.
 
Una vez sientas esta vibración, conéctate con eso que quieres y percibe que pasa con la vibración de tu alma cuando pones esa intención: ¿se expande?, ¿se contrae?, pregúntate ¿Qué es lo de desde el alma quiero?
 
¿La frustración te quiere mostrar algo más profundo?

Date el permiso de sentir esa frustración, siente en que parte del cuerpo está más presente, conéctate con ese lugar y percibe que ideas sobre ti, que juicios, que miedos, que historias se conectan con esa frustración. ¿Cuándo te sientes cómo respecto a ti mismo, es que la frustración aparece? Es necesario transformar esas ideas, esas creencias y patrones de pensamiento.

Tal vez necesites alinearte mejor con las emociones que quieres sentir. Haz un plan, siente que cosas, lugares, sonidos, aromas, sabores, actividades te conectan con esa emoción y haz que suceda en ti en el presente, sin esperar a que eso que quieres sea para sentirte de esa manera. El alma no tiene tiempo, solo experimenta el eterno presente. Así que lo que sientes, lo que es en ti, ya es.

Tal vez eso que querías no estaba alineado con la vibración de tu alma, tal vez estabas creyendo que necesitabas que eso pasara desde tu carencia, desde el miedo, desde la necesidad de sentirte mejor contigo misma, pero no era ese tu camino, ni lo que mejor iba a expandir todo tu potencial.

Tal vez hay emociones ocultas, que solo a través de la oportunidad de sentir la frustración podías descubrir para así sanar, movilizar y transformar.

Sea lo que sea, siente tu presente, y recuerda que una fuerza poderosa de amor está presente en cada situación de nuestra vida. Nada es equivocado. Esa fuerza no está afuera, eres tu en esencia, estás hecho de esa fuerza de amor, lleno de infinita sabiduría.

Si tus planes no salen como lo esperado, no es que haya nada equivocado en ti, que no estés haciendo bien los pasos, simplemente es un aviso de tu alma para que vuelvas a ti, a reconocerte, a conectarte con quién realmente eres.
 
Cambiar de plan, actualizarlo o modificarlo, no dice nada negativo sobre ti. Solo que tienes la capacidad de reconocerte y de saber que necesitas de ti y de la vida en cada paso.
 
No te rindas. Abre tu mente y tu corazón. Busca la inspiración.
Inspiración viene de IN SPIRITU, de reconocer que eres parte de la conciencia divina. Y es necesario dejar atrás nuestras viejas formas, nuestros patrones limitados, la creencia de que estamos separados de lo divino, para que se abran nuevos caminos de potencial infinito.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *