Cristales

Cómo confiar en tu propia luz (y el trabajo con la Turmalina Negra)

Confiar en nuestra propia luz suena lindo y hasta sencillo al decirlo, pero es un proceso de conciencia a través del cuál reconocemos nuestra esencia y nos damos el permiso de actuar a través de ella, yendo más allá de nuestros propios condicionamientos, del miedo y los límites.

Vivimos en un universo dual: de oscuridad y luz; dos aspectos de una misma esencia, a través de los cuáles venimos a hacer consciencia de un aprendizaje para reconocer en nosotros mismos la fuerza y la conciencia divina.

Vivimos a través de nuestra energía luminosa cuando nos conectamos con nuestra esencia, con lo que somos más allá de los condicionamientos y límites y cuando entramos en conexión profunda con nuestro corazón y esencia divina.

Vivimos a través de nuestra energía de oscuridad cuando nos mantenemos atrapados en las creencias y patrones emocionales limitantes, en el afán de la vida cotidiana desconectados de nuestras necesidades más simples y esenciales, cuando dejamos que el miedo se apodere de nuestra mente y emociones y negamos nuestra propia divinidad.

¿Cómo confiar en tu propia luz?

1. Conéctate con la idea de que la oscuridad, lo negativo y lo denso, también tienen un propósito. Si no fuera por nuestras heridas, patrones limitantes, y por el miedo al que nos enfrentamos en esta experiencia, no tendríamos la necesidad de la búsqueda del encuentro de nosotros mismos, de la transformación, y del reconocimiento de nuestra fuerza y magia interior. Nuestra luz no sería necesaria si no existiera nuestra oscuridad, así como no sería necesaria una linterna si no dejara de verse la luz.

2. Recuerda que todo lo que existe es energía. La energía se mueve (vibra) en diferentes niveles, cuando estamos tensionados, angustiados o con miedo estamos en una vibración baja o pesada, y como la energía resuena y se conecta con energía de su misma vibración, es normal que (como en un círculo vicioso), si estamos densos, nos conectemos con espacios, personas y situaciones densas, incluso sin darnos cuenta. Estos estados a los que nos acostumbramos impiden que nos conectemos con nuestra esencia luminosa y también impactan en nuestros estados emocionales y mentales.

3. Reconoce tu propia oscuridad. Necesitamos reconocer que es lo que nos densifica en nuestra vida para abrirnos a nuestra verdadera esencia. Conéctate con tu propia vida, hábitos, pensamientos, emociones, lugares que frecuentas y relaciones. ¿Cuáles son positivas y te ayudan a expandirte?, ¿Cuáles drenan tu energía y te limitan?

4. Reconoce tu propia luz. Conéctate con tu corazón e imagina un gran espacio allí en donde no hay juicio, nada se califica como bueno o malo, aquí las cosas simplemente son. Siente este espacio libre de miedo, en donde no hay exigencias pues no tienes que hacer, que saber o que cumplir con nada. Respira aquí donde no hay expectativas, no se espera nada de ti y te abres a recibir.  ¿Quién eres cuando te conectas con tu esencia?, ¿quién eres cuando no tienes miedo?, ¿en quién te conviertes cuando te das el permiso simplemente de ser? Seguro que puedes traer algún momento de tu vida en el que has actuado desde este estado, simplemente siendo tu y expresando tu luz.

5. Actúa. Cuando reconoces tu oscuridad y tu luz, cuando eres consciente de lo que te drena y también de lo que te da energía  y te expande, puedes siempre decidir en que vibración estar y eso solo depende de ti. Suelta las cosas que no te dan energía y haz más aquellas que si lo hacen. Puede ser una música, un aroma, un cristal, un lugar, un documental, un plan, cualquier cosa que sientas que puede expandir tu energía, hazla. Puedes trabajar por ejemplo con un cristal como la Turmalina Negra.

Este es un cristal negro y estriado que nos acompaña a:

  • Reconocer cómo está nuestra energía y cómo estamos vibrando.
  • Reconocer cuál es la energía que nos densifica.
  • Absorber la energía densa interna y externa.
  • Limpiar las impurezas energéticas en nuestros espacios.
  • Soltar las tensiones y los apegos.
  • Conectarnos con la energía del presente (es una gran enraizadora).
  • Dejar fluir, a soltar y también liberar la energía estancada.
  • Liberar la mente y las emociones de pensamientos densos o negativos.

En el trabajo con la turmalina negra (o cualquier otro cristal) es importante recordar que como el poder está dentro de ti, es fundamental que conectes con tu intención y hagas un proceso de consciencia.

Ejercicio con la turmalina negra:

  1. Toma la turmalina negra (bien limpia) en tu mano, o ponla sobre tu cuerpo.
  2. Respira profundo, soltando el cuerpo y dejando que la mente se relaje.
  3. Percibe las sensaciones que aparezcan e imagina que al respirar inhalas la vibración de este cristal.
  4. Conecta con tu cuerpo físico, con tus vibracones, reconoces tu presencia, comenzando por reconocer la presencia de los pies.
  5. Visualiza las estrías de la turmalina movilizando toda tu energía, ayudándote a soltar esa densidad que no sirve a tu propósito y pregúntate (puede hacer todas las preguntas una a una o elegir de acuerdo a lo que quieras trabajar)
  • ¿Qué necesito soltar?
  • ¿Qué es lo que me está densificando?
  • ¿Qué hábitos necesito cambiar?
  • ¿Qué necesito de mí para elevar mi vibración?

✔Aparte de meditar con ella, puedes llevarla en tus bolsillos y ponerla sobre el cuerpo especialmente en lugares donde sientas que la energía está estancada.

✔Cárgala cuando vayas a lugares que pueden ser pesados energéticamente como hospitales, funerarias, o lugares multitudinarios.

✔Es normal que cuando comiences a trabajar con ella, sientas más claramente el peso de tu cuerpo, e incluso que puedas percibir cierta incomodidad. No es que el cristal genere incomodidad, sino que te está ayudanao a ver la pesadez o densidad en ti.

✔Este es un cristal especial también para mantener los espacios vibrando alto, pues absorberá la energía negativa o densa. Para este fin, debe ser de un tamaño superior a la palma de la mano.

Cómo sea que decidas trabajar con ella, la Turmalina Negra te acompañará siempre a movilizar y limpiar la energía, a mantenerte presente y a conectarte con tu propia luz.

 

Si quieres profundizar más en el trabajo con los cristales te acompaño a través de mi libro Sanación con Cristales, en donde encontrarás todo un proceso de trabajo y conciencia personal, varios cristales para trabajar cada centro energético y ejercicios prácticos para que integres esta herramienta en tu vida.

¡Descubre y conecta con la sabiduría y la energía de los cristales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *