ConscienciaPropósitoSer

Guía esencial para la sensibilidad emocional

Somos seres emocionales. Hay momentos de calma así como momentos en los que el estrés emocional nos abruma y no sabemos como lidiar con nosotros mismos. Aquí te comparto algunas claves esenciales para lidiar con la sensibilidad y con las emociones que a veces no podemos comprender.

Venimos a experimentar la vida a través de las emociones. Las emociones son nuestro eje, nuestra brújula, una gran puerta de autoconocimiento y a la vez el camino para reconocer nuestra verdadera esencia divina.

¿Cuántas veces nos impedimos sentir haciéndonos creer que ´no pasa nada, o juzgando lo que sentimos? En una época de mi vida me juzgaba mucho por lo que sentía, desde pequeña había aprendido que habían unas emociones permitidas y otras prohibidas, unas emociones me hacían buena y otras me hacían mala. Así que duré mucho tiempo negándome parte de mi sentir.

La exigencia de tener que ser perfecta sumado a la idea errada que tenía sobre la espiritualidad me hacía pensar de una manera muy poco amorosa sobre mis emociones: ‘no me debería sentir mal por esto’, ‘no debería estar triste’, ‘no debería tener rabia’.

Negar nuestras emociones, ocultarlas, disfrazarlas, hacer como si no existieran, es una forma más de la autoexigencia que nos limita y nos hace sentir no suficientes o culpables por no ser perfectos.

Negarnos el sentir es negarnos a nosotros mismos. Somos seres viviendo en una dualidad y es inevitable que sintamos lo agradable y lo desagradable, la luz y la sombra, la alegría y la tristeza.

Uno de los aprendizajes más lindos que he tenido alrededor de las emociones, es reconocer que no son ni buenas ni malas, que son expresiones de nuestro mundo interno. Son una expresión de nuestra historia personal, nuestras creencias, miedos y heridas, y solo si nos damos el permiso de sentirlas podemos transformarlas en energía nutritiva.

Darnos el permiso de sentir y aceptar lo que sentimos sin juzgarlo, nos permite acoger las emociones con conciencia y reconocernos como un todo. Sanar nuestras emociones se trata de darle a esas partes nuestras que guardan las heridas, el amor que que en realidad necesitan, darnos lo que necesitamos

Guía esencial para manejar la sensibilidad emocional:

  • Aceptación: No pelees con tu sensibilidad, no intentes negarla o evadirla, no te juzgues por sentir. Pensamientos como: ‘no debería estar asi’, ‘ya debería haber superado esto’. No ayudan a sanar sino, por el contrario, a hacer más dolorosa la herida.
  • No juzgues tus emociones: Al contrario de lo que pudimos haber aprendido, las emociones no son ni buenas ni malas. Son reacciones que generamos de acuerdo a experiencias que tenemos. Son energía en movimiento. Juzgarlas no permite transformarlas. Imagina que no hay nada bueno ni malo, que las cosas simplemente son.
  • Date el permiso de sentir: Date un espacio, un momento a solas en el que puedas darte el permiso de sentir tal cuál está en ti eso que sientes. No limites las emociones, déjalas ser, déjalas libres un ratico. Si quieres llorar, llora. Si tienes rabia usa un cojín y golpéalo. Lo que quieras que sea seguro para ti y que te ayude a dejarte sentir.
  • Suelta la mente: Imagina que tus pensamientos son como nubes que van pasando, sin retenerlos. Suelta todo lo que pienses sobre la forma en la que te sientes y simplemente baja al corazón. Desde el corazón siente tus emociones y abre tu energía para que tu corazón te devele lo que está generando eso que estás sintiendo. Sin expectativas. Solo estando en ti y sintiendo.
  • Pregúntate qué necesitas de ti: Siente que necesitas de ti y regálatelo. Siente de que tienes ganas, que sea algo amoroso y constructivo. Cuídate, consiéntete, descansa, date amor a ti mism@, date aceptación, espacio. Lo que necesites.
  • Pide ayuda: Cuéntale a alguien cómo te sientes, déjate acompañar, abrazar, consentir. Pide a los demás lo que necesitas, lo que te gustaría recibiri. Recibe de los demás y de la vida el amor que siempre está disponible.
  • Toma el aprendizaje: Pregúntate, qué positivo puees aprender de ti o de la vida a través de esas emociones. No te esfuerces por obtener la respuesta, pon tu intención y percibe lo que surje. Mantente consciente y pregúntate: ¿Cuando eso pase, que es lo que pude haber aprendido de esto?
  • No te presiones: No te exijas para ‘estar bien’. Date el permiso de ser, de sentir, de conectarte contigo. Esto pasará, pero date tiempo sin presionarte. Sé amoroso contigo.

Podemos abrirnos a reconocer las emociones y habitarlas sin ese afán de que todo tiene que estar bien, con la conciencia de el regalo  de aprendizaje que nos traen. Ninguna emoción viene a dañarnos, vienen para que nos escuchemos, para que replanteemos el camino, para que nos alineemos con nuestra verdadera esencia, para que aprendamos a darnos, a pedir y a tomar lo que necesitamos.

2 thoughts on “Guía esencial para la sensibilidad emocional

  1. Que maravilla de articulo, no sabes como fue la luna llena con eclipse del 5 de junio, Para mi fue un revolcón y fueron días desde luz y sombra que creí no soportaria y decidí reconocer esa voz interior escucharme y sentir, Solo asi salio a flote todo y pude, fue maravilloso…..es un camino…… es un proceso……. Gracias por este escrito que cae directico al alma y da un fresco. Con tus palabras se aprende y se identifica el camino . Inmensas GRACIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *