ConscienciaPropósitoSer

La Conciencia de Unidad

La Conciencia de Unidad nos recuerda que todo está conectado, que no existe la separación y que somos parte de una misma energía y orden universal.

Desde hace miles de años en la humanidad habita una creencia de separación, a través de la cuál hemos estructurado nuestra vida. Nos hemos creído separados de la conciencia divina, de los demás seres, y de lo que nos rodea.

La creencia de separación nos ha hecho mucho daño. Es una herida profunda que nos limita y nos impide conectarnos con nuestra esencia, con nuestros propios dones y con todo lo que somos como seres humanos y divinos.

Esta creencia nos divide, nos mantiene atrapados en patrones de comparación, de juicio, de queja y de violencia.

Cuando nos creemos separados de los demás, de la naturaleza y de las situaciones que vivimos, no podemos hacernos cargo de crear nuestra realidad ni podemos usar nuestro verdadero poder personal.

Así que es importante que comencemos a entrar en conexión con la conciencia de Unidad, no solo como un concepto de moda, sino como un estilo de vida.

Esta conciencia nos ayuda a comprender que todo en nuestra vida está conectado:

  • Hacemos parte de un todo,  hay una inteligencia universal, un orden divino, un patrón energético, una geometría perfecta que sostiene la existencia y que organiza la energía, las formaciones y ciclos de la naturaleza.
  • La naturaleza está en completa sincronía. Los ciclos de la luna, las estaciones, las especies y todos los elementos interactúan, impactan y se corresponden unos a otros.
  • Todos somos creados de la misma manera, vivimos el mismo proceso espiritual y biológico para hacer experiencia en la vida, venimos de la misma fuente y hacemos parte de ella.
  • Nuestro cuerpo físico tiene proporciones exactas que se corresponden matemáticamente entre las diferentes áreas del cuerpo.
  • Nuestro cuerpo físico, nuestras emociones, nuestra mente y nuestra energía espiritual son una unidad.
  • Lo que sentimos y pensamos impacta en nuestra biología y en nuestra realidad.
  • Las situaciones de nuestra vida manifiestan nuestras realidades conscientes e inconscientes.
  • Lo que sucede en el mundo es responsabilidad de todos, a través de nuestras acciones e incluso a través de la forma en la que pensamos.
  • Nuestros pensamientos colectivos crean la realidad del mundo.
  • Las relaciones que tenemos y las experiencias que vivimos no son casuales, son causales, pues nos reflejan aspectos internos y a través de estas podemos tomar los aprendizajes que necesitamos para nuestro camino de vida.
  • Los elementos de la naturaleza habitan en cada uno en forma de energía y vibración.
  • No hay verdades absolutas. Hay diferentes realidades, verdades y posibilidades.
La Conciencia de Unidad nos ayuda a entrar en comunión con nosotros mismos, nos invita a escucharnos, a sentirnos, a reconocer lo relacionados que están nuestros pensamientos y emociones con la realidad que experimentamos.
Nos abre a la conexión con la naturaleza, a interactuar con los demás seres y especies con amor y respeto, reconociendo a cada ser vivo como valioso para la existencia.

Cómo conectarte con la conciencia de unidad:

  • Conéctate con el momento presente, medita, practica la conciencia plena.
  • Experimenta en tiempo presente lo que haces, lo que comes, lo que escuchas y visualiza que todo es energía interactuando.
  • Haz el ejercicio de soltar el juicio a las personas y situaciones. Imagina: Si esto no fuera bueno ni malo, sino simplemente algo que es parte de mi aprendizaje, ¿que puedo aprender?
  • Deja de culpar a las situaciones o personas externas por lo que te sucede. Pregúntate: ¿Cómo esto tiene que ver con mis pensamientos y emociones constantes?
  • Cuestiona tus verdades. ¿Qué es lo que creo  sobre la vida, sobre la abundancia, sobre el amor, sobre la salud, sobre el trabajo? Cuando nos cuestionamos nuestras verdades, nuestra forma de ver la realidad, podemos abrirnos a una conciencia de unidad en la que nos podemos hacer cargo de nosotros mismos.
  • Reflexiona, ¿qué tiene que ver mi realidad con mis verdades sobre la vida?
  • Cambia tu energía. Conéctate con nuevos hábitos, con información que te nutra emocional y espiritualmente y percibe que cambia en ti y en tu vida.
  • Conecta con la naturaleza. Imagina que todo lo natural con lo que entras en contacto está ahí para ti, para entregarte una energía, una vibración o un don del universo.
  • Juega. Imagina que eres un árbol y siente esa realidad. Luego imagina que eres un animal y siéntelo. Imagina que eres un elemento de la naturaleza o un objeto. Si lo puedes imaginar y lo puedes sentir, es porque esta información ya es en tí.
  • Haz de la unidad un estilo de vida, escúchate y date lo que necesitas, mira a los demás seres humanos con compasión y respeto, honra la naturaleza y todas las formas en las que se expresa la vida.
  • Recuerda que todos venimos de la misma fuente creadora, somos concebidos de la misma manera, tenemos la misma biología y venimos a hacer un aprendizaje individual y colectivo.

 

Somos uno.

No somos más ni menos que ningún otro ser humano.

Todos somos
responsables de la realidad que experimentamos individual y
colectivamente.

Lo que vivimos se relaciona con lo que sentimos y
pensamos.

Lo que vemos afuera es un reflejo de nuestra vibración
interna.

Todos somos una manifestación de la misma fuente creadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *